De tal palo tal astilla

viernes, 17 de mayo de 2013


Buenas!
La última vez que fui a casa, mi madre se ofreció para confeccionarme lo que quisiera a bolillos. ¡Lo que quisiera! Está claro que, como buena hija que soy, no podía rechazar su oferta...

Así que empezó a mostrarme archivadores y más archivadores repletos de patrones que había ido recopilando primorosamente a lo largo de no sé cuántos años. Patrones de todo tipo: para hacer manteles, sábanas, apliques, abanicos, marcapáginas... bisutería.

Mi primera elección (sí, elegí tres modelos, los cuales iré mostrando según vayan llegando a mis manos) fueron estos originales pendientes de bolillos en color negro con forma de espiga de trigo y patrón de origen finés:

-NO DISPONIBLE-

Menudo currazo que se pegó mi pobre madre tejiendo guipures...
Unos pequeños alambres y medio litro de laca para que cogiera consistencia por aquí, unos ganchos largos plateados por allá y ¡ta-chán! ^^

Según ella, la idea original era hacerme unos guantes de encaje... ¡Pues mamá! ¡No me enseñes patrones para hacer bisutería, que me pierden! >_<

Publicar un comentario